28 jun. 2013

Banoffee Cream Pie

Cuando vi esta tarta en el blog Sprinkle Bakes supe al instante que teníamos que hacerla. Habíamos hecho otros banoffee pies, pero no eran ni la mitad de espectaculares que este. La combinación de dulce de leche, plátano y nata es una apuesta segura y gusta a todo el mundo. Los amantes del dulce no podrán resistirse y los no tan amantes tampoco por la preciosa puesta en escena...


Hemos hecho algunas modificaciones con respecto a la receta original de Sprinkle Bakes ya que la suya era demasiado densa y empalagosa para nuestro gusto. Además de esta manera nos ahorramos mucho tiempo en la elaboración al no tener que preparar el relleno. La única  complicación reside en la decoración de chocolate. Necesitaremos un molde redondo de 22cm de diámetro por seis de alto.

Ingredientes (para 15 personas)

Base:
170g de galletas tipo "digestive" picadas
20g de fideos de chocolate
30g de azúcar moreno
100g de mantequilla derretida y enfriada
Una pizca de sal
  1. Combinar las galletas picadas junto con la sal, el azúcar y los fideos de chocolate hasta que no quede ningún grumo.
  2. Hacer un agujero en el centro de la masa y añadir la mantequilla derretida y enfriada (si está caliente todavía los fideos de chocolate  se derretirán).  Mezclar con la ayuda de una espátula de silicona hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Colocar la mezcla en el molde y repartir de manera uniforme por el fondo y las paredes del mismo. Dejar enfriar en la nevera una media hora.

Relleno:
4 plátanos grandes y maduros
2 cucharaditas de zumo de limón
540ml de dulce de leche
500ml de nata (35% materia grasa)
50g de azúcar
180g de chocolate 70%
  1. Cortamos  los plátanos en rodajas no muy finas y las mezclamos con el zumo de limón para que no se ennegrezcan. Colocamos la mitad en el fondo del molde cubriéndolo por completo.
  2. Empezamos a montar la nata con la ayuda de unas varillas eléctricas. Recordad que para que monte bien, ha de estar muy muy fría, al igual que el bol que utilicemos para. Añadimos el azúcar cuando veamos que empieza a formar picos.
  3. Para preparar la decoración de chocolate os dejo un vídeo explicativo. Simplemente hay que derretir el chocolate, extenderlo sobre una bandeja de horno lisa, dejarlo enfriar durante 5-7 minutos en la nevera, atemperarse otros 3-5 a temperatura ambiente y con la ayuda de una espátula fina ir retirándolo de la bandeja haciendo ondas finitas.
4.  Ya solo nos queda añadir el dulce de leche encima del plátano, y la nata monontada en forma de montaña alternándola con el resto de las rodajas de plátano. Finalizamos colocando la decoración de chocolate.


Es el final perfecto para cualquier tipo de celebración. Es bastante contundente por lo que con una sola tarta podemos asegurarnos muchas raciones.

17 may. 2013

Tartaletas de Frambuesa

Las tartaletas de frutas del bosque son unas de nuestras favoritas en este época del año en la que los frutos rojos están de temporada. Para elaborar estas deliciosas tartaletas hemos optado por utilizar frambuesas y algunos arándanos, pero cualquier otra fruta irá fantástica. Para la base de esta receta hemos elaborado una pasta sablé que hemos rellenado con crema pastelera enriquecida con mantequilla.  Necesitaréis seis moldes de 12 cm desmontables de tartaletas o un molde grande de 28 cm. 

tartaletas de frambuesa

Ingredientes para seis tartaletas:

Pasta Sablé
120g de azúcar glassé
125g de mantequilla temperatura ambiente
160g de harina de repostería
11g de levadura química
3 yemas (huevo M)
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de pasta de vainilla

  1. Con la ayuda de una batidora eléctrica mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que esté cremosa. Añadir las yemas de huevo una a una hasta que la mezcla doble su tamaño. Agregamos la pasta o extracto de vainilla.
  2. Tamizar el harina, la levadura y sal e incorporar progresivamente a la mezcla de mantequilla. La masa debe tener una consistencia densa y blanda que no se pegue a los dedos. En el caso de que se pegue añadir un poco más de harina.
  3. Dividir la masa en porciones de unos 80 gramos y forrar cada uno de los moldes con la masa. Refrigerar los moldes con la masa durante 30 minutos y precalentar el horno a 180º durante ese tiempo.
  4. Hornear las tartaletas de 18 a 20 minutos. Dejar enfriar antes de montar.
tartaletas pasta sable

Crema Pastelera
350ml de leche entera
4 yemas (huevo M)
1 vaina de vainilla
80g de azúcar
35g de maicena
35g de mantequilla  

  1. Calentar en un cazo de fondo grueso la leche. Partir la vaina de vainilla por la mitad y retirar las semillas. Añadir junto con la mitad del azúcar hasta que hierva teniendo cuidado de que no se queme. 
  2. En un bol grande batir las yemas con el resto del azúcar y la maicena hasta obtener una mezcla blanquecina que triplique su tamaño. Cuando la mezcla de la leche hierva, retirar las vainas de vainilla y adjuntarla a la de yemas batiendo vigorosamente. 
  3. Volver a poner a fuego medio y seguir batiendo constantemente. Cuando la crema comience a hervir, retirarla del fuego y cortar la ebullición introduciendo el cazo en un bol con agua helada.
  4. Cuando la crema esté tibia, al rededor de 50ºC, incorporamos la mantequilla a temperatura ambiente mezclando hasta que se incorpore por completo. Si deseáis darle un toque de vainilla todavía más intenso podéis poner media cucharadita de pasta de vainilla o una cucharadita de extracto puro. Para evitar que se forme una capa encima de la crema una vez que se enfríe, cubrir la superficie con papel film y refrigerar hasta el momento de montar las tartaletas.
crema pastelera y frutos del bosque
Montaje
400g de frambuesas (o cualquier otro fruto del bosque)
Azúcar glassé para decorar
  1. Poner una cucharada y media de crema pastelera en cada una de las tartaletas y extender de manera uniforme.
  2. Colocar las frutas encima de la crema pastelera formando círculos concéntricos.
  3. Espolvorear con azúcar glassé.
tartaletas del frutos del bosque

16 may. 2013

Tes Clásicos (II): Té Verde Gunpowder

Seguimos con nuestra serie de posts dedicados a los diferentes tes clásicos. Vamos a intentar familiarizar a los amantes del té con todos ellos. Hoy os nos ocupamos del té verde Gunpowder.

- Origen: China
- Otra denominación: Zhu Cha (perla de té), Gong Xi Cha (té de la ofrenda) 
- Té verde de la provincia de Zhejiang
- Recolectado y elaborado todo el año


Los orígenes de este té verde, ahora producido de manera industrial en la región de Zhejiang y en otras muchas provincias, con muy antiguos e inciertos. Las fuentes apuntan a que se comenzó a utilizar durante la dinastía Tang. Lo que sí es seguro es que fue uno de los primeros tes exportados a Inglaterra durante el s.XVIII, y que llegó a los países del Magreb durante la Guerra de Crimea, expandiéndose desde entonces por todo el norte de África convirtiéndose en una de las bebidas más consumidas acompañado de un buen puñado de menta fresca y mucha azúcar. 

Hoy en día es el té verde con mayor producción en China, fabricándose de manera completamente industrializada en 16 grados diferentes.

Notas de Cata:
Hoja seca.
- Aspecto: hoja enrollada en pequeñas perlas brillantes con colores que van desde el verde claro al oscuro dependiendo de su calidad.
- Aroma: vegetal seco, pajizo con recuerdos al mimbre.
Infusión.
- Aspecto: amarillo anaranjado. 
- Color: verde oscuro, como el de las hojas de alcachofa.
- Aroma: a alcachofa, vegetal.
- Sabor: amargor pronunciado.

Modo de preparación:
- Temperatura del agua: 95º
- Tiempo de infusión: 4 minutos.

Recomendaciones:
Para un buen té verde "marroquí" necesitaremos una cuchara de gunpowder para 50 cl de agua a punto de hervir, un pequeño manojo de menta fresca o hierbabuena  y varios terrones de azúcar (al gusto). Dejar infusionar todos los ingredientes durante cuatro minutos, y servir en vasitos de cristal altos.
té verde marroqui

22 abr. 2013

Pastel de Chocolate sin Harina

Cada vez son más las personas que desarrollan intolerancia al gluten y tienen que seguir una dieta específica. Muchas veces resulta complicado preparar un postre para celíacos ya que las opciones para sustituir el harina de trigo por otras alteran el sabor y el resultado final. Pero con el pastel de chocolate que os traemos hoy no tendremos ese problema porque no lleva harina entre sus ingredientes. La receta proviene del fantástico libro The Primrose Bakery Book de la pastelería londinense The Primrose Bakery. Lo compramos en nuestro último viaje a la capital británica. Se nos fue un poquito la mano adquiriendo libros de repostería... (para muestra un botón).


El truco para conseguir que el pastel suba está en montar las claras a punto de nieve e incorporarlas cuidadosamente al resto de los ingredientes procurando que no se bajen.


Ingredientes (para seis personas):
200g de chocolate negro de buena calidad  (mínimo 70%)
200g de mantequilla
4 huevos grandes (separadas las claras de las yemas)
220g de azúcar moreno
Cacao en polvo y azúcar glasse para decorar (opcional)
  1. Precalentamos el horno a 180º y forramos un molde desmontable de 20cm de diámetro con papel sulfurizado, además de untarlo con mantequilla y harina para desmoldarlo perfectamente.
  2. Derretimos el chocolate junto con la mantequilla en un cazo a fuego lento vigilando que no se queme. Mientras batimos con unas varillas eléctricas la mitad del azúcar con las yemas hasta conseguir una mezcla blanquecina que triplique su tamaño.
  3. Retiramos el chocolate y la mantequilla del fuego una vez que esté derretido y lo incorporamos a las yemas batiendo hasta que quede homogéneo.
  4. En otro bol montamos las claras a punto de nieve con el resto del azúcar. Tienen que estar perfectamente montadas, de lo contrario se bajarán al mezclarlas con el resto de los ingredientes y la textura del pastel no será la adecuada. Incorporamos cuidadosamente con movimientos envolventes.
  5. Ponemos las masa en el molde y horneamos durante unos 45 minutos (asegurándonos de que esté hecho cuando al introducir la punta de un cuchillo este salga limpio). Dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldar en una rejilla. 

Podemos servirlo tibio o frío y estará igualmente delicioso. Si queremos podemos decorarlo espolvoreando azúcar glasse y cacao por encima. Su textura es esponjosa y ligera con un intenso sabor a chocolate. Si lo acompañamos de un helado de vainilla o con nata montada el placer se vuelve sobresaliente...

12 abr. 2013

Vailima en Instagram

El post de hoy es egoblogger total... Instagram es una de las redes sociales que más nos gusta y que más satisfacciones nos produce. Una pequeña ventana al mundo donde compartir las fotos más bonitas, y en la que cualquier imagen puede convertirse en una obra de arte. De momento no son muchos los usuarios, pero algunos de nuestros clientes ya han empezado a hacer uso de ella para subir fotos de Vailima. Y eso nos hace inmensamente felices! Hoy os acercamos una pequeña selección de su visión sobre nuestro pequeño salón de té. Gracias a todos.


Ah! Y Por cierto pero no menos importante, si sois usuarios de Instagram podéis seguir todo nuestro trabajo novedades y demás curiosidades sobre el mundo del té en nuestro perfil: vailima. Feliz fin de semana.

1 abr. 2013

Doble-Chocolate Brownies

Los brownies son probablemente uno de los postres americanos más extendidos y conocidos. Por desgracia, las versiones que solemos encontrar en España son pesadas y nada tiene que ver con la receta original. Ya os hemos hablado en otros posts sobre el libro Cookies de Martha Stewart, uno de los más completos y deliciosos en cuanto a galletas, pastas, bars y brownies. La receta de hoy es una adaptación de la de Martha Stewart con la que el éxito está asegurado. Hemos aumentado las cantidades de cacao en polvo para conseguir un resultado aún más intenso. El secreto reside en utilizar un cacao y un chocolate de la máxima calidad. 

Ingredientes:

90g de mantequilla
170g de chocolate negro (70%) de buena calidad
30g de cacao en polvo
85g de harina de repostería
1/4 cucharadita de levadura en polvo
200g de azúcar
2 huevos L
2 cucharaditas de extracto de vainilla
  1. Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos y enharinamos un molde cuadrado de 20cm, es conveniente cubrirlo también con papel de horno para evitar que se pegue nuestro brownie. 
  2. Derretimos la mantequilla el chocolate y el cacao en una cacerola a fuego medio, removiendo ocasionalmente hasta obtener una mezcla homogénea. Dejamos enfriar.
  3. En un bol mezclamos la harina, la levadura en polvo y la sal.
  4. Mientras, con la ayuda de unas barillas eléctricas o bien a mano, montamos los huevos con el azúcar y el extracto de vainilla hasta que adquiera un tono blanquecino y quede esponjoso (unos 4 minutos aproximadamente). Añadimos la mezcla de chocolate y mantequilla mezclando hasta que se incorpore por completo y terminamos agregando la harina con la sal y la levadura.
  5. Repartimos la masa en el molde alisando la superficie para que quede lo más lisa posible. Horneamos durante unos 35 minutos comprobando que esté hecho introduciendo un palillo o la punta de un cuchillo en el centro, que deberá salir con algunas miguitas y ligeramente manchado. No queremos que se haga mucho por el centro para que la consistencia sea suave, cremosa y aterciopelada. Desmoldamos transcurridos 15 minutos y dejamos que se enfríe en una rejilla.

Estos brownies se conservan perfectamente durante tres días en un contenedor hermético a temperatura ambiente.

27 mar. 2013

Crumble de Manzana

Los crumbles son postres originarios del Reino Unido y de Irlanda elaborados habitualmente con frutas frescas y una combinación de mantequilla, harina y azúcar para hacer las "miguitas" o crumbles. Son muy sencillos y rápidos de preparar con un resultado riquísimo. Otra ventaja de este dulce es que nos permite prepararlos en recipientes individuales y la receta se puede adaptar para hacerlos para el número de personas que queramos, siendo el resultado siempre igualmente delicioso. Hoy os traemos uno de los más típicos, pero las variaciones son infinitas... Se pueden llegar a preparar crumbles salados sustituyendo el azúcar por queso rayado.


Ingredientes (para 6 personas)

Relleno:
6-7 manzanas grandes Golden (podéis usar cualquier otra, pero mejor que sean dulces)
50g de mantequilla
1 cucharadita de canela

Crumble:
220g de harina
200g de azúcar blanca
200g de mantequilla salada
  1. Precalentamos el horno a 180º. Pelamos y cortamos las manzanas en brunoise. Derretimos la mantequilla en una cazuela a fuego lento, introducimos las manzanas y la canela en la cazuela, subimos el fuego a medio y dejamos que se cocinen unos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, preparamos el crumble. Cortamos la mantequilla en daditos pequeños y los mezclamos en un bol grande junto con el harina y el azúcar. Debemos ir deshaciendo y desmenuzando la mantequilla con las yemas de los dedos hasta conseguir una pasta con textura de migas. También se pueden introducir todos los ingredientes en una picadora durante 10 segundos, pero la textura y el aspecto será mejor si lo hacemos a mano.
  3. Colocamos en el fondo de una fuente para horno, o bien en 6 ramequines individuales, una capa fina del crumble seguida de las manzanas y terminamos cubriendo con el resto de la pasta.
  4. Introducimos en el horno durante 50 minutos. Dejamos enfriar y lo servimos templado. Una bola de helado de vainilla hace que este postre sea sublime.

Si no tenéis mantequilla salada podéis añadir unos 8 o 10 gramos de sal a la mezcla, o bien hacerlo con mantequilla normal. Es muy recomendable que el crumble sea salado ya que aporta un contraste con el dulzor del relleno de manzana que lo hace exquisito.

También podemos tomarlo frío, e incluso de un día para otro. A nosotros nos gusta tomarlo de merienda acompañado de una humeante taza de té negro Mélange de Galice.

13 mar. 2013

Tes Clásicos (I): Lapsang Souchong

Muchas personas tienen dificultades a la hora de diferenciar los distintos tipos de té que podemos encontrarnos en el mercado. Para resolver todas estas dudas, comenzamos un serie de posts dedicados a los "tes clásicos".

Lapsang Souchon:
- Origen: China
- Otra denominación: Zheng Shang Xiao Zhong
- Té negro ahumado de Fujian
- Recolectado de abril a noviembre


Amado y odiado a partes iguales, el Lapsang Souchong se cultiva en origen en la montaña Zheng, sobre el macizo Wu Yi Shan (provincia de Fujian). Este té negro es fermentado, y a continuación se ahuma utilizando madera de coníferas (cedro o abeto generalmente) en atmósfera controlada, y secado finalmente en cestas da bambú sobre un fuego de carbón. 

La característica principal de este té radica en que los procesos de ahumado y secado ocultan por completo los compuestos aromáticos de las hojas, confiriéndole unas completamente diferentes y únicas. Su contenido en teína es relativamente débil para ser un té negro. 

Notas de cata:
Hoja seca.
- Aspecto: hoja media-grande, de color negro mate que recuerda al carbón. 
- Aroma: ahumado, recuerda ligeramente bosque mojado.
Infusión:
- Aspecto: ámbar y nítido
- Color: marrón - caqui
- Aroma: igual que sus hojas
- Sabor: ligeramente amargo

Modo de preparación:
- Temperatura del agua: 85º
- Tiempo de infusión: 3-5 minutos

Recomendaciones:
- Tener una tetera sólo para hacer lapsang souchong es muy recomendable ya que debido a la potencia de su sabor y su aroma ahumados, podrían arruinar cualquier otro té que hiciéramos en ella.
- Es el acompañamiento perfecto para un brunch o para alimentos salados. 
- También puede utilizarse como especia en la cocina como ingrediente que aporte un toque ahumado a algún plato.