17 may. 2013

Tartaletas de Frambuesa

Las tartaletas de frutas del bosque son unas de nuestras favoritas en este época del año en la que los frutos rojos están de temporada. Para elaborar estas deliciosas tartaletas hemos optado por utilizar frambuesas y algunos arándanos, pero cualquier otra fruta irá fantástica. Para la base de esta receta hemos elaborado una pasta sablé que hemos rellenado con crema pastelera enriquecida con mantequilla.  Necesitaréis seis moldes de 12 cm desmontables de tartaletas o un molde grande de 28 cm. 

tartaletas de frambuesa

Ingredientes para seis tartaletas:

Pasta Sablé
120g de azúcar glassé
125g de mantequilla temperatura ambiente
160g de harina de repostería
11g de levadura química
3 yemas (huevo M)
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de pasta de vainilla

  1. Con la ayuda de una batidora eléctrica mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que esté cremosa. Añadir las yemas de huevo una a una hasta que la mezcla doble su tamaño. Agregamos la pasta o extracto de vainilla.
  2. Tamizar el harina, la levadura y sal e incorporar progresivamente a la mezcla de mantequilla. La masa debe tener una consistencia densa y blanda que no se pegue a los dedos. En el caso de que se pegue añadir un poco más de harina.
  3. Dividir la masa en porciones de unos 80 gramos y forrar cada uno de los moldes con la masa. Refrigerar los moldes con la masa durante 30 minutos y precalentar el horno a 180º durante ese tiempo.
  4. Hornear las tartaletas de 18 a 20 minutos. Dejar enfriar antes de montar.
tartaletas pasta sable

Crema Pastelera
350ml de leche entera
4 yemas (huevo M)
1 vaina de vainilla
80g de azúcar
35g de maicena
35g de mantequilla  

  1. Calentar en un cazo de fondo grueso la leche. Partir la vaina de vainilla por la mitad y retirar las semillas. Añadir junto con la mitad del azúcar hasta que hierva teniendo cuidado de que no se queme. 
  2. En un bol grande batir las yemas con el resto del azúcar y la maicena hasta obtener una mezcla blanquecina que triplique su tamaño. Cuando la mezcla de la leche hierva, retirar las vainas de vainilla y adjuntarla a la de yemas batiendo vigorosamente. 
  3. Volver a poner a fuego medio y seguir batiendo constantemente. Cuando la crema comience a hervir, retirarla del fuego y cortar la ebullición introduciendo el cazo en un bol con agua helada.
  4. Cuando la crema esté tibia, al rededor de 50ºC, incorporamos la mantequilla a temperatura ambiente mezclando hasta que se incorpore por completo. Si deseáis darle un toque de vainilla todavía más intenso podéis poner media cucharadita de pasta de vainilla o una cucharadita de extracto puro. Para evitar que se forme una capa encima de la crema una vez que se enfríe, cubrir la superficie con papel film y refrigerar hasta el momento de montar las tartaletas.
crema pastelera y frutos del bosque
Montaje
400g de frambuesas (o cualquier otro fruto del bosque)
Azúcar glassé para decorar
  1. Poner una cucharada y media de crema pastelera en cada una de las tartaletas y extender de manera uniforme.
  2. Colocar las frutas encima de la crema pastelera formando círculos concéntricos.
  3. Espolvorear con azúcar glassé.
tartaletas del frutos del bosque

16 may. 2013

Tes Clásicos (II): Té Verde Gunpowder

Seguimos con nuestra serie de posts dedicados a los diferentes tes clásicos. Vamos a intentar familiarizar a los amantes del té con todos ellos. Hoy os nos ocupamos del té verde Gunpowder.

- Origen: China
- Otra denominación: Zhu Cha (perla de té), Gong Xi Cha (té de la ofrenda) 
- Té verde de la provincia de Zhejiang
- Recolectado y elaborado todo el año


Los orígenes de este té verde, ahora producido de manera industrial en la región de Zhejiang y en otras muchas provincias, con muy antiguos e inciertos. Las fuentes apuntan a que se comenzó a utilizar durante la dinastía Tang. Lo que sí es seguro es que fue uno de los primeros tes exportados a Inglaterra durante el s.XVIII, y que llegó a los países del Magreb durante la Guerra de Crimea, expandiéndose desde entonces por todo el norte de África convirtiéndose en una de las bebidas más consumidas acompañado de un buen puñado de menta fresca y mucha azúcar. 

Hoy en día es el té verde con mayor producción en China, fabricándose de manera completamente industrializada en 16 grados diferentes.

Notas de Cata:
Hoja seca.
- Aspecto: hoja enrollada en pequeñas perlas brillantes con colores que van desde el verde claro al oscuro dependiendo de su calidad.
- Aroma: vegetal seco, pajizo con recuerdos al mimbre.
Infusión.
- Aspecto: amarillo anaranjado. 
- Color: verde oscuro, como el de las hojas de alcachofa.
- Aroma: a alcachofa, vegetal.
- Sabor: amargor pronunciado.

Modo de preparación:
- Temperatura del agua: 95º
- Tiempo de infusión: 4 minutos.

Recomendaciones:
Para un buen té verde "marroquí" necesitaremos una cuchara de gunpowder para 50 cl de agua a punto de hervir, un pequeño manojo de menta fresca o hierbabuena  y varios terrones de azúcar (al gusto). Dejar infusionar todos los ingredientes durante cuatro minutos, y servir en vasitos de cristal altos.
té verde marroqui