31 may. 2012

El postre más rápido y sencillo: Trifle!

Hay días en los que se nos presentan compromisos inesperados y debemos preparar una cena en cuestión de minutos. Para no perder la calma en momentos como esos, un trifle es uno de los postres más rápidos, sencillos y fáciles de hacer en un periquete si ya tenemos todos sus componentes preparados de antemano. Un trifle es un postre compuesto de varias capas superpuestas que combinan ingredientes de diferentes sabores, colores y texturas como bizcocho, frutas, cremas, nata, galletas... Siempre se sirve en recipientes de cristal transparente para poder apreciar todo el atractivo surgido del montaje en capas.

Existen dos formas de preparlo, a lo Falsarius Chef, es decir con los diferentes componentes comprados ya elaborados, o de la manera tradicional. Nosotros nos hemos decidido por la tradicional y hornear el bizcocho y el coulant nosotros, pero a lo Falsarius también quedará espectacular y nadie notará la diferencia si los ingredientes son de buena calidad.

Ingredientes (para 8 trifles individuales):
240 g de bizcocho sponge cake
150 g de fresas
150 g de frambuesas
2 cucharadas soperas de azúcar
500ml de nata
3 cucharadas soperas de azúcar glass
2 cucharaditas de extracto de vainilla
  1. Preparamos el bizcocho siguiendo la receta de la tarta Victoria Sponge Cake. Podemos tenerlo preparado de la víspera si queremos, y lo rompemos y desmigamos cuidadosamente.
  2. Cortamos las fresas y las frambuesas añadiendo las dos cucharadas de azúcar glass para que suelten todo su jugo.
  3. Montamos la nata con ayuda de unas varillas eléctricas, una vez montada añadimos el azúcar glass y el extracto de vainilla. Reservamos en la nevera hasta el momento del montaje.
  4. Preparamos el coulant de chocolate siguiendo la receta de gastronomíaycia. También podemos tenerlo congelado de antemano y listo para hornearlo. Debemos hacerlo en último lugar para que a la hora de montar las capas éste siga caliente y el chocolate del interior se conserve en estado líquido. 
  5. Por último, comenzamos el montaje poniendo una capa de unos 30 gramos de bizcocho desmigado en una copa de cristal, encima dos cucharadas de fresas y frambuesas con su jugo, partimos por la mitad los coulants y a su vez las mitades en 4 trocitos y los incorporamos encima de las frutas. Y como colofón final coronamos el trifle con dos buenas cucharadas de nata y una cereza. Servir inmediatamente.
Es importante que terminemos la preparación justo en el momento de consumirlo para que haya contraste de temperaturas entre los ingredientes fríos y los calientes. Habitualmente este tipo de postres preparan en un recipiente grande, pero en esta ocasión los hemos hecho individuales porque nos parece más cómodo a la hora de servirlo, aunque visualmente quede menos espectacular.

22 may. 2012

Inspiración para el Té de las Cinco

Muchos de vosotros nos preguntáis cual es la mejor manera de preparar un high tea o de dar una preciosa merienda en casa. Como ya hemos hecho en otras ocasiones, os acercamos algunas de las formas más originales, divertidas y elegantes de organizar un five o´clock tea.
Una mesa clásica. Destacan los infusores individuales para que cada comensal pueda preparse el té en hoja de su elección.

Té para dos & scones.

Un High Tea para una petición de mano.

Un encantador picnic.

Merienda de cumpleaños VAILIMA

Una alocada merienda campestre que bien podría ser la del sombrerero loco en Alicia en el País de las Maravillas...

El té y las flores siempre deben ir de la mano.

Tomando el té en una tarde de otoño.

14 may. 2012

Mousse de Té Negro y Chocolate


Ahora que parece que el calor ha llegado definitivamente para quedarse, acabar una buena comida con un postre frío se hace fundamental.  Como ya hemos comentado en varias ocasiones, el té no solamente es una deliciosa bebida, sino que también puede ser un gran aliado en la cocina añadido como condimento. En esta ocasión vamos a perfumar nuestra mousse de chocolate con un Place St. Marc (té negro con frutos del bosque y vainilla) La vainilla contrarrestará el amargor del chocolate negro y del té junto a los frutos del bosque. 

Ingredientes (para 10 raciones):

5 huevos grandes.
100 g de azúcar.
30 g de mantequilla.
450 g de chocolate negro 70%.
15 g de té Place St. Marc.
150 ml de agua.

1.  En primer lugar, prepararemos el té con los 150 ml de agua y los 15 g de té. Debemos obtener una infusión muy concentrada para poder apreciar su sabor en la mousse. A continuación, cogemos 4 cucharadas del té que acabamos de preparar, y lo ponemos con 50 gramos de azúcar en una cacerola a fuego fuerte para obtener un sirope a punto de bola blanda (unos  3 minutos aproximadamente). Mientras, separamos las clara de las yemas, reservando las claras en un bol aparte. Cuando el sirope esté listo, lo dejamos enfriar unos minutos y lo incorporamos progresivamente a las yemas para obtener una mezcla blanquecina.

2.  Derretimos el chocolate con la mantequilla en el microondas teniendo cuidado de no quemarlo y removiendo constantemente para que quede homogéneo. Incorporamos la mezcla de yemas y sirope a la de chocolate y mantequilla y reservamos.

3.  Montamos las claras a punto de nieve hasta que estén firmes con ayuda de unas barillas eléctricas, y preparamos el mismo sirope que hicimos  para las yemas, 4 cucharadas de té, 50 gramos de azúcar y fuego fuerte durante unos 3 minutos. Una vez que esté listo, dejamos enfriar, y lo incorporamos progresivamente a las claras que deben seguir batiéndose vigorosamente. Así elaboramos un merengue italiano de gran consistencia que le dará la esponjosidad a nuestra mousse.

4.   Por último mezclamos el merengue  italiano al chocolate con las yemas de manera suave y cuidadosa para que no se bajen las claras. Servimos la mezcla resultante en tazas de té, y dejamos enfriar en la nevera entre dos y tres horas antes de servir. Podemos acompañar nuestra mousse de frutas del bosque frescas.