26 oct. 2011

Carrot Cake

¿Qué tendrá este cake que a todo el mundo fascina? ¿Será su esponjosidad? ¿Será su mezcla de especias? ¿O será el dulzor de la zanahoria? En VAILIMA es el que más nos piden. Seguramente la respuesta esté en que la combinación de estos ingredientes dan como resultado un bizcocho de sabor muy equilibrado. La receta, una vez más, es una adaptación de la que aparece en el cookbook de the hummingbird bakery.

Ingredientes (para 10-12 personas):
300g de harina de trigo
300g de mantequilla a temperatura ambiente
300g de azúcar moreno
300g de zanahoria fínamente picada
3 huevos
2 cucharaditas de levadura en polvo
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de jengibre rayado
1/2 cucharadita de clavo en polvo
1 pizca de sal
  1. Precalentamos el horno a 180º. Untamos un molde de cake de 25cm con mantequilla y harina para evitar que el bizcocho se pegue. En el bol de una batidora eléctrica, mezclamos a velocidad media la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar y los huevos hasta obtener una mezcla homogénea. Mientras, tamizamos el harina, la levadura, la sal y las especias. 
  2. Añadimos poco a poco la mezcla de harina a la mantequilla, el azúcar y los huevos y batimos a velocidad baja. Una vez que hemos incorporado todos los ingredientes secos, echamos la zanahoria picada y mezclamos con la ayuda de una espátula. 
  3. Ponemos la masa en el molde de cake y horneamos durante una hora. Comprobamos que el cake está completamente hecho introduciendo la punta de un cuchillo, que debe salir limpia. Dejamos enfriar 30 minutos antes de desmoldar. 

Si queréis se pueden añadir nueces picadas a la masa junto con las zanahorias para aportarle un contraste crujiente a la textura esponjosa del bizcocho. También podemos hornearlo en molde redondo, rellenarlo y cubrirlo con una crema de queso, y decorarlo con algunas nueces enteras para convertirlo en un pastel. 
En este caso, hemos preferido dejarlo tal cual salió del horno para acompañarlo de un té adèle h (té negro de Assam aromatizado con especias massala y una punta de melocotón rojo) para disfrutar de una desayuno de lujo.

24 oct. 2011

Crème Brûlée

Siempre he querido tener un soplete, y después de mucho tiempo por fin me he hecho con uno. No he encontrado mejor receta para estrenarlo que una crème brûlée. El origen de este postre francés es incierto, pero la primera referencia escrita sobre el mismo la encontramos en un recetario del año 1691 escrito por el officier de bouche (cocinero) François Massialot. Cómo en otras ocasiones, me he decidido por adaptar una receta del fantástico libro Sucré de Ladurée.

Ingredientes (para 6 unidades):
250ml de leche entera
250ml de nata (35% mat. grasa)
3 yemas de huevo
85g de azúcar
2 vainias de vainilla
50g de azúcar moreno para caramelizar
  1. Abrimos las vainas de vainilla transversalmente con un cuchillo y sacamos las semillas con la ayuda de una puntilla. En una cacerola llevamos a ebullición la leche, la nata y añadimos las vainas y las semillas. Fuera del fuego, dejamos esta mezcla 15 minutos para que se infusionen todos los aromas. 
  2. Precalentamos el horno a 160ºC. En un bol batimos las yemas y el azúcar hasta conseguir que blanquee, quitamos las vainas de vainilla de la crema y la vamos añadiendo poco a poco la mezcla yema y azúcar. A continuación, con la ayuda de un cazo, repartimos la crema en seis ramekins (recipiente pequeño esmaltado especial para hornear) y los colocamos en una bandeja para horno para hacer un baño maría, cubriendo con agua 2/3 partes de los moldes. Hay que tener mucho cuidado de que no entre ninguna gota de agua en la crema. Introducimos en el horno durante 30 minutos.
  3. Pasado este tiempo comprobamos que la crema está cocida con la punta de un cuchillo y la dejamos enfriar durante dos horas. A continuación añadimos el azúcar moreno por la superficie de cada una de las cremas y caramelizamos con la ayuda de un soplete.
                         
                        
Si no disponéis de un soplete, la crème brûlée se puede caramelizar de otras maneras:
a) Poniendo los ramekins con el azúcar en la parte superior del horno con el grill encendido a máxima temperatura durante 5-8 minutos.
b) Añadiendo un chorrito de licor encima del azúcar y flambeándolos.
c) Haciendo un caramelo y vertiéndolo por encima de la crema. Después dejar enfriar hasta el momento de consumirlo.

¿Un té para acompañar esta delicia? Les 3 Empires, té verde aromatizado con azahar, jazmín y dátiles.  Bon appétit!

21 oct. 2011

Cupcakes de Vainilla

Hace unas semanas se pusieron en contacto con nosotros para que preparásemos una merienda de inspiración en la película "María Antonieta" para una presentación a bloggers de un láser en el IML. Para ello nos pusimos manos a la obra y preparamos macarons, petits fours, canelés de chocolate y miel, ruffle cake de limón y moras, fondant cake de chocolate y cupcakes de vainilla y chocolate con frosting de vainilla. 

Por supuesto en una merienda con un leitmotiv como el que teníamos, no podíamos olvidarnos de las flores de té blanco.

Para preparar los cupcakes siempre utilizamos la receta de la pastelería the hummingbirg bakery de Londres, por la facilidad de preparación y el buenísimo resultado que da. Hoy os acercamos los cupcakes de vainilla.

Ingredientes para la masa (hace 12 cupcakes):
120g de harina de trigo
140g de azúcar glass
1 cucharadita y media de levadura
1 pizca de sal
40g de mantequilla a temperatura ambiente
120ml de leche entera
1 huevo
1/4 cucharadita de extracto de vainilla
  1. Precalentamos el horno a 170ºC.
  2. Ponemos el azúcar, la harina, la mantequilla, la sal y la levadura en un bol y mezclamos con unas barillas eléctricas a velocidad baja, o bien a mano, hasta conseguir una textura arenosa y que todos los ingredientes se hayan mezclado de forma homogénea. Incorporamos la mitad de la leche.
  3. En otro bol mezclamos el huevo, el extracto de vainilla y la leche restante para echarlo a la mezcla anterior. Seguimos batiendo durante unos dos minutos para que todos los ingredientes se incorporen de manera uniforme. 
  4. Ponemos una cucharada de masa en moldes para magdalenas y llenamos 2/3 partes del mismo. Horneamos durante 20-25 minutos hasta empiecen a tener un color ligeramente dorado, estarán hecho cuando al introducir la punta de un cuchillo ésta salga limpia. Déjalos enfriar por completo. Mientras esperamos, vamos preparando la cobertura de vainilla.
Ingredientes para la cobertura de vainilla:
250g de azúcar glass tamizada
80g de mantequilla a temperatura ambiente
25ml de leche entera
1/4 cucharadita de extracto de vainilla
Unas gotitas de colorante alimentario (opcional)
  1. Mezclamos el azúcar con la mantequilla en un bol con unas barillas eléctricas a velocidad media, o bien a mano, hasta conseguir que esté homogéneo.
  2. Mezclamos la leche y el extracto de vainilla a parte, y vamos incorporando dos cucharadas a la mezcla de mantequilla, seguimos mezclando a velocidad baja. Una vez que hemos echado toda la leche, batimos a velocidad alta durante cinco minutos para conseguir que la cobertura sea lo más ligera y esponjosa posible.
  3. A continuación, y una vez que los cupcakes que han enfríado, los decoramos con el glaseado de vainilla. Podemos utilizar una manga pastelera con la boquilla que más nos guste o bien extender la cobertura con un cuchillo y poner por encima virutas de colores o de chocolate, lacasitos, una cereza... Admiten todas las decoraciones que se nos ocurran.

Como veis el resultado fue espectacular. E igualmente espectacular fue su sabor. Más adelante publicaremos la receta de los cupcakes de chocolate. Si tenéis tiempo este fin de semana, no dejéis de hacerlos, son un vicio!

6 oct. 2011

Propiedades del Rooibos

¿Rooi qué? Ésta es la pregunta que muchas personas nos hacen cuando les hablamos del ROOIBOS. A pesar de que lleva entre nosotros bastante más tiempo del que podamos pensar, sigue siendo un gran desconocido. No es un té, no es una tisana, no es una planta medicinal... ¿Entonces qué es el rooibos? El "té" de rooibos procede de las hojas fermentadas del Aspalathus Linearis, un pequeño arbusto que sólo crece en la zona de las Montañas Cedarberg en Sudáfrica. Los primeros en utilizar esta planta fueron los indígenas de esta región desértica cercana a Ciudad del Cabo, pero no fue hasta 1968 cuando se realizaron los primeros estudios sobre sus beneficiosas propiedades. 

 
Plantación de rooibos en Cedarberg
El rooibos da una infusión desprovista de teína, rica en minerales como el calcio, el hierro, el potasio y el magnesio, además de 17 antioxidantes. Su contenido en taninos es prácticamente inapreciable por lo que, independientemente del tiempo que lo dejemos infusionar, el rooibos nunca amargará. Su sabor es naturalmente dulce y tostado, con notas que recuerdan a la miel.

Algunas de sus propiedades:
  • Relaja el sistema nervioso central favoreciendo el sueño en personas insomnes.
  • Ayuda a aumentar la absorción de hierro en el organismo.
  • Protege del envejecimiento prematuro provocado por los radicales libres.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Estudios han demostrado que puede ayudar a prevenir el cáncer y enfermedades cardiovasculares.
  • Es rico en flavonoides como la quercitina, que alivia los cólicos en bebes, úlceras de estómago, naúseas, estreñimiento y la acidez estomacal en adultos.
  • Es una bebida isotónica natural muy extendida entre los deportistas ya que ayuda a la hidratación y a la reposición de los minerales perdidos en la sudoración tras el ejercicio físico.
Si quieres saber más sobre el rooibos, existe un Consejo Regulador en Sudáfrica que publica periódicamente estudios sobre todos los beneficios de esta bebida. No dejes de visitarlo.