31 ago. 2011

Earl Grey

El Earl Grey es probablemente el té más conocido y más consumido de occidente. Lo que la gran mayoría de la gente desconoce es que es un té aromatizado con aceite esencial de bergamota, una fruta cítrica de pequeño tamaño y de forma similar a una pera. Originaria del sudeste asiático, las de mejor calidad y mayor rendimiento se cultivan en la región italiana de Calabria

El Earl Grey es el primer té aromatizado de la historia, y su creación se le atribuye al Conde Charles Grey de Gran Bretaña, de ahí su nombre. Según la leyenda, en 1803 Charles Grey probó la bebida como agradecimiento por haberle salvado la vida al hijo de un burócrata chino. En realidad, la leyenda no tienen ningún fundamento, ya que el Conde Grey jamás estuvo en China, y por aquel entonces el gigante asiático desconocía el uso de la bergamota para aromatizar el té. En 1830 la casa de té británica Jacksons of Piccadilly aseguró haber recibido de manos del propio Grey la receta original, consistente en té negro de China aromatizado con aceites esenciales de bergamota.

 
Según la familia Grey, este té fue especialmente mezclado para el Conde Charles Grey para contrarrestar el sabor a cal del agua de su propiedad en Howick Hall que alteraba el té. Así mismo su esposa Lady Grey solía entreneter a sus invitados durante las reuniones políticas que albergaban en Londres sirviendo su Earl Grey. Su popularidad fue tal, que muchos trataron de comprar la receta. Fue de esta manera como la casa de té Twinings aseguró haber adquirido la mezcla y para su posterior comercialización. 

¿Cual de estas "historietas" es la verdadera? Probablemente nunca lo sabremos, pero desde entonces este té es el clásico más consumido en los afternoon teas. Un buen Earl Grey debe ser de hoja entera, destacará por su fragancia revelando notas cítricas y ligeramente picantes. El aspecto de la infusión pasará por tonalidades doradas llegando a transformarse en caoba si se infunde por largo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario