30 ago. 2011

Pastas de Té "Momentos de Delirio"

Las pastas de té son un "must have" a la hora de acompañar cualquier té. Todas, o prácticamente todas, las que servimos en VAILIMA son recetas del libro de Galletas y Pastas de Le Cordon Bleu. Lo tengo desde hace años y no hay otro recetario de pastas de té igual porque la repostería francesa es insuperable, y este libro es buena prueba de ello. Las que hoy os traemos se llaman Momentos de Delirio, seguramente debido a que después de probarlas se puede alcanzar el Nirvana... 
Como a esta masa hay que darle forma con manga pastelera, te permite hacer diferentes formas con distintas decoraciones y rellenos.

Ingredientes (para 30 pastas):
250g de mantequilla a temperatura ambiente
100g de azúcar glass tamizada
2 yemas 
300g de harina tamizada
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de mermelada de frambuesa batida y sin pepitas
Azúcar glass para decorar

Preparación: 
  1. Precalentamos el horno a 180º. Con una espátula de silicona o con un robot de cocina, batimos la mantequilla, el azúcar y el extracto de vainilla hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. 
  2. Añadimos las yemas una a una mezclando bien, y vamos añadiendo la harina tamizada hasta que todo este bien incorporado y homogéneo.
  3. Colocamos la masa resultante en una manga pastelera con una boquilla de estrella de 8 mm, si quieres puedes utilizar otro tipo de boquilla) y vamos formando pequeñas rosetas de unos 2cm de diámetro en una bandeja de horno, en la que previamente habremos puesto papel sulfurizado para que estas no se peguen, separándolas entre si. (Esta es la forma de la receta, pero recuerda que puedes darle la que más te guste).
  4. Horneamos durante 10-12 minutos, o hasta que los bordes estén dorados. Dejamos que se enfríen en una rejilla, las rellenamos con la mermelada de frambuesa y las espolvoreamos con azúcar glass a la hora de servirlas.
En la receta original las pastas también se rellenan con una crema de mantequilla, pero nosotros optamos sólo por la mermelada de frambuesa para hacerlas más ligeras. Son tan tiernas que se deshacen en la boca al primer bocado, el acompañamiento ideal para un buen té.

4 comentarios:

  1. Hola, he hecho tu receta. Han salido unas pastas de sabor inmejorable, pero la presencia, que sé que ha sido culpa mía, ha sido un poco floja. Me han salido muy finas y se rompen con mucha facilidad. He usado una manga pastelera que compré en Ikea. ¿Cómo puedo saber si la boquilla es de 8 mm? Por otro lado, también me he dado cuenta de que en la manga, al apretar, se salían gotitas de grasa de la mantequilla. ¿Esto es normal?
    Muchas gracias por tu ayuda y por la estupenda receta.

    ResponderEliminar
  2. Hola Gilmore! Muchas gracias por hacer nuestra receta y por preguntar tus dudas.
    En tiendas especializadas de repostería encontrarás todo tipo de boquillas, solo tienes que preguntar por una boquilla rizada o de estrella de 8mm. También te recomiendo que si tienes la oportunidad de ir, te hagas con una manga pastelera de las que allí venden. Las de IKEA suelen estar hechas con un material muy poroso y no impermeable que no permite trabajar con facilidad. Probablemente la boquilla que utilizaste no fuera la más indicada y por eso te quedaron demasiado quebradizas y finas.

    El problema con la mantequilla puede deberse a que estaba demasiado caliente y no se incorporó bien al resto de los ingredientes. Para solucionarlo prueba a hacer una pomada de mantequilla con la ayuda de un robot de cocina o con unas barillas eléctricas. Saca la mantequilla de la nevera, pártela en pequeños trozos y trabájala con las barillas hasta formar una pomada homogénea. De esta manera consigues la textura adecuada para la receta y mantienes la temperatura baja, por lo que no se derrite a la hora de darles forma con la manga. ¿Otra solución más rápida? Una vez tengas hecha la masa, introdúcela durante 10 minutos en la nevera para que se enfríe.

    Seguro que con estos consejos y con un poco de práctica, consigues hacer unas pastas de té riquísimas.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo,

    Unos cuantos meses después te puedo decir que tu receta es sin ninguna duda, LA MEJOR que he probado nunca (y he hecho unas cuantas). Mis mayores problemas no están ahora en el cómo se hace sino en la decoración. Todavía sigo sin la boquilla de 8 mm. Lo que sí tengo son mangas desechables, y ya no tengo el problema que te comentaba en mi primer post. Sin embargo, no he comprado la boquilla no porque no quiera, sino porque online no he sido capaz de saber si son de 8 mm o de qué. Todas las boquillas están orientadas a los cupcakes y las galletas decoradas. Además, me gustaría comprar un adaptador, para lo que necesito saber si es boquilla grande o pequeña: total, un lío. ¿Para las pastas alargadas has usado la misma boquilla?
    Otra duda es ¿Cómo se bañan en chocolate? A mi se me rompen si entento sumergirlas en el chocolate derretido, es como si el chocolate fuera muy denso para untar una punta de la parte superior de las galletas. ¿Tengo que mezclar el chocolate con algo más? Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Gilmore! Es importante conseguir una boquilla aunque no sea de 8mm porque con la boquilla le darás la forma y la consistencia adecuada a las pastas. De esta manera evitarás que se te rompan cuando las bañes con el chocolate. Existen dos tipos de boquillas rizadas, abiertas o cerradas. En nuestro caso utilizamos siempre la cerrada para hacer todas las formas, pero una abierta también te servirá. Te dejo algunas webs donde puedes adquirirla:

    http://solegraells.com/tienda/index.php?main_page=product_info&cPath=94_98_120&products_id=933

    http://www.casa-rodriguez.com/index.php?ver=productos&secc=3&id=215

    http://utensilios-cocina.twenga.es/manga-pastelera-transparente.html

    Esperamos haberte sido de ayuda!

    ResponderEliminar