26 dic. 2010

Gingerbread Cookies

Este año por Navidad en VAILIMA hemos decidido incorporar las galletas de jengibre a nuestro repertorio de dulces navideños. Este tipo de galletas son muy comunes y apreciadas en los países del norte de Europa, especialmente en el Reino Unido y en Alemania. Concretamente la ciudad alemana de Núremberg es conocida como la capital mundial del pan de jengibre.


Desde que esta especia llegara a Europa en el siglo XI se empezó a utilizar como condimento culinario.  La primera galleta de jengibre de la historia, data del siglo XV durante el reinado de Isabel I de Inglaterra, quien agasajaba a sus más importantes invitados con estos dulces tratando de que tuvieran su imagen y semejanza.  

En España hemos empezado a conocer más este tipo de galletas, o al menos al gingerbread man,  gracias a "Gingy", el muñeco de jengibre que aparece en las películas de Shrek.


Como están siendo todo un éxito me ha parecido una buena idea presentaros la receta para que podais hacerlas en casa. Seguro que os encantan. Mi receta es del libro Cookies de Martha Stewart. Lo adquirí en una librería gastronómica en San Francisco durante un road trip por California. Desde entonces se convirtió en mi libro favorito para hacer cualquier tipo de galletas o pastas de té para VAILIMA. Lo utilizo siempre por la la facilidad con la que se preparan las masas gracias a las unidades de medida que utilizan (cups & spoons), lo que te permite olvidarte de la báscula, y por lo deliciosas que están.

Ingredientes (para unas 18 galletas)

3 tazas de harina de trigo
2 cucharaditas de jengibre en polvo
1/4 de cucharadita de clavo en polvo
1/4 de cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de bicarbonato sódico
1/2 cucharadita de levadura
1 y 1/2 cucharadita de sal
6 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
1/2 taza de azúcar moreno
1 huevo grande
3/4 taza de melaza (se puede sustituir por miel)
2 tazas de azúcar glass
4 cucharaditas de clara de huevo en polvo
1 molde corta pastas con forma de muñeco

Preparación:
  1. En un bowl grande mezclar la harina con el jengibre, el clavo, la nuez moscada, el bicarbonato sódico, la levadura y la sal. Apartar a un lado. Con la ayuda de una barilla eléctrica, mezclar la mantequilla con el azúcar moreno hasta conseguir una mezcla suave y esponjosa. Incorporar el huevo y la melaza. Con la barilla en velocidad baja, incorporar gradualmente la mezcla de harina que habíamos preparado anteriormente. Mezclar hasta que la masa sea homogénea. Dividir la masa en dos, darle una forma redonda y envolver en papel film. Introducir la masa en la nevera dos horas hasta que esté completamente firme.
  2. Precalentar el horno a 180º con la rejilla situada en la mitad. Amasar con un rodillo uno de los círculos en una superficie enharinada hasta conseguir un espesor de 2,5 cm. Traspasar la masa a un papel sulfurizado e introducir de nuevo en la nevera 20 minutos aproximadamente.
  3. Sacar la masa de la nevera y cortar con el molde de galleta. Retirar el exceso de harina con un pincel. Trasladar a la bandeja de horno.
  4. Si queremos unas galletas suaves hornearemos de 8 a 10 minutos. Si preferimos galletas más crujientes hornear de 11 a 12 minutos rotando las bandejas de horno para que todas se doren por igual. Pasado este tiempo, sacamos del horno y pasamos las galletas a una rejilla para que se enfríen por completo.
  5. Para preparar el glaseado: En un bowl grande, mezclar el azúcar glass,  las claras de huevo en polvo y 1 / 4 taza de agua (si fuera necesario, añadir más azúcar glass para conseguir la consistencia adecuada). Introducir la mezcla en una manga pastelera con una boquilla muy fina o colócala en una bolsa de plástico con cierre, y corta con unas tijeras una esquina. Decora las galletas a tu gusto, y déjalas secar unos 45 minutos. Una vez secas, guárdalas en una lata hermética haciendo una sola capa.



También podemos utilizar estas preciosas galletas para decorar nuestro árbol de Navidad. Para ello sólo necesitamos hacer una pequeña incisión de unos 3 milímetros en la cabeza de la galleta antes de introducirla en el horno. Una vez que el glaseado se haya secado, pasaremos un cordel de color rojo por el agujerito, lo ataremos con un lazo y tendremos terminados unos preciosos adornos navideños.


Felices Fiestas!

1 comentario:

  1. Me encanta el té!!

    Vuestra tetería es una bonbonera... Preciosa!!!

    Adoro las galletas de genjibre!!

    Soy Luisa una nueva seguidora vuestra.

    Espero ir pronto por Madrid y pasar a degustar un buen té acompañado de un exquisito dulce.

    Os deseo un feliz año nuevo cargado de vuestro mejores deseos.

    Luisa
    http://dolcelui.blogspot.com
    si os apetece, este es mi blog

    ResponderEliminar