29 oct. 2012

Caramel Croissant Pudding

¿No os ha pasado que en alguna ocasión habéis comprado demasiados croissants o bollería de algún otro tipo, y se han acabado poniendo duros por no comerlos todos en el momento? Muchas veces no sabemos que hacer con ellos, y tirarlos es una pena... Pues bien, con esta receta ese problema va a quedar solucionado. Gracias a la gran Nigella Lawson descubrí este pudding de croissants con caramelo. 


Ingredientes (para 4 personas):
4 croissants de mantequilla grandes del día anterior
200 g de azúcar
4 cucharadas soperas de agua
250 ml de nata (35% materia grasa)
250 ml de leche entera
4 huevos M
2 cucharaditas de extracto de vainilla
  1. Precalentar el horno a 180º. Partir los croissants en una fuente para horno.
  2. Mientras el horno se calienta vamos a ir preparando el caramelo. Ponemos el azúcar y el agua en un cazo a fuego medio-fuerte durante unos 4 o 6 minutos hasta conseguir que el caramelo adquiera una tonalidad ámbar oscura. Lo vigilamos para que no se queme sin remover.
  3. Bajamos el fuego al mínimo y añadimos la nata, teniendo cuidado de no quemarnos con las burbujas que se forman, y removemos con unas varillas. A continuación añadimos la leche y el extracto de vainilla. El caramelo probablemente se solidifique. Simplemente tenemos que seguir removiendo a fuego suave hasta conseguir que todo el caramelo se disuelva y quede homogéneo. 
  4. Retiramos del fuego y esperamos un poco a que la mezcla se enfríe. Añadimos los huevos batidos y mezclamos vigorósamente.
  5. Vertemos la mezcla sobre los croissants y dejamos reposar unos 10 minutos hasta que hayan absorbido el líquido. 
  6. Horneamos durante 30-35 minutos. Con esta receta podéis jugar un poco con los tiempos dependiendo de si os gusta el pudding más crujiente o más esponjoso.

El resultado es suave y ligero, y al contrario de lo que podría parecer, no resulta en absoluto empalagoso. El sabor recuerda a un toffee de mantequilla gracias a que utilizamos croissants de mantequilla pura, no los industriales elaborados con grasas vegetales. En la receta original de Niguella utilizan Bourbon para aromatizar la mezcla. Yo lo he sustituido por extracto de vainilla puro, pero podéis utilizar desde un whisky escocés hasta un Grand Marnier. 

Podéis elaborar esta receta con croissants del día, pero lo que estamos tratando de conseguir es dar utilidad a los que nos han sobrado. Recordad que cuanto mayor sea la calidad de los croissants, mejor será el resultado final. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario