7 sept. 2011

Como Conservar el Té

El té es una bebida no perecedera, lo que significa que no tiene caducidad, pero sí tiene una fecha de consumo preferente. Podemos aprender a alargar la vida de nuestro té si lo conservamos correctamente. Muchos clientes al comprar su té nos preguntan cual es la mejor manera de hacerlo.  A pesar de que compremos un té de excelente calidad, si no está almacenado de forma adecuada en un plazo de 6 - 7 meses, probablemente éste comience a perder sus propiedades organolépticas. Este intervalo de tiempo varía dependiendo de varios factores, si se trata de un té puro o aromatizado, la variedad, la humedad relativa del ambiente, la luminosidad de nuestra cocina... Para intentar esclarecer estas dudas, os dejamos algunos consejos que seguro que os ayudan. 


Si lo conservas en su bolsa original, hazte con una pinza que cierre bien la abertura, y asegúrate de que esté en un lugar fresco, seco, resguardado de la luz y alejado de olores fuertes y penetrantes. Las hojas de té son muy delicadas y pororsas y absorberán cualquier olor ajeno que las rodee. Lo ideal es tener un recipiente exclusivo para su conservación que no sea de cristal transparente, ya que la luz acelera el deterioro del té. Los más adecuados son los de cerámica y las tradicionales latas. Si además tu recipientes es hermético, seguro que tu té permanecerá perfecto durante meses. 


Estos consejos sirven tanto para conservar té a granel, como para conservar bolsitas. Habitualmente cuando compramos bolsitas, la caja suele ser de cartón y las propias bolsitas no están empaquetadas individualmente. Desde que el té sale de la fábrica hasta que llega a tu casa, han podido pasar varios meses. Si prefieres el té en bolsitas, es mejor que compres las que vienen empaquetadas una a una para segurarte de que su frescura, sabor y olor son óptimos. Y si además las guardas en un bote hermético, mejor que mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario